LA CALIDAD ES 
NUESTRA PRIORIDAD

GARANTÍA DE CALIDAD

El esfuerzo en mantener la calidad de los productos de marcas propias es continuo y está basado en los siguientes pilares estructurales para formar el Sistema de Gestión de Calidad Marca Propia:

Auditoría

Nuestros proveedores son auditados por la empresa LSA, con más de 30 años de experiencia en la industria de alimentos. Estas auditorías se efectúan tomando como referencia los lineamientos y criterios de la Iniciativa Mundial de Seguridad Alimentaria (GFSI por sus siglas en inglés), que tiene la visión de lograr alimentos seguros para los consumidores en todo el mundo, proporcionando una mejora continua en la gestión de sistemas de seguridad alimentaria.

Análisis de laboratorio

La política de calidad tiene base en el cumplimiento de los parámetros microbiológicos, físico-químicos y las exigencias de la legislación nacional, el Código Alimentario Argentino Ley 18284. A su vez, y como parte del proceso de control de calidad continua, los productos de nuestras marcas son periódicamente analizados en laboratorios reconocidos y habilitados por Salud Pública.


1. Refrigeración

Alimentos perecederos, como carnes, yogures, quesos y otros productos que precisan de refrigeración deben ser adquiridos por último y regresados a la refrigeración lo más rápido posible. Es una buena opción utilizar bolsas o cajas térmicas durante el transporte de estos productos. Es importante observar agua acumulada, envases con transpiración o placas de hielo en la superficie del mostrador de los productos refrigerados. Esto puede indicar temperaturas inadecuadas, o que las neveras fueron desconectadas en la noche. Productos encontrados en estas condiciones no deben ser consumidos.

2. Granos

Es común que los alimentos en granos (como arroz, frijol, lenteja, etc.), harinas, galletas, pastas, etc., estén contaminados por insectos, generalmente gorgojos. Por eso es importante observar si el empaque tiene señales de ruptura, pequeños orificios y signos de presencia de insectos – generalmente polvillo o granos pegados unos con otros, como si estuvieran húmedos. Observe también productos vendidos a granel. Verifique el peso, la cantidad y la apariencia de los alimentos. Por eso, preste atención en estos detalles cuando vaya de compras. Rechace productos mal conservados y verifique si hay suciedad, moho, principalmente en panes y tortas. Si sospecha de la calidad, no compre el producto. 

3. Empaques

No compre productos empacados al vacío con burbujas de aire o líquido. Los empaques metálicos no deben estar abollados, oxidados o hinchados. Ahora, los empaques plásticos absorben olores y, por eso, deben ser almacenados lejos de productos de olores fuertes, como productos de limpieza, higiene personal y bombas de gasolina.

4. Agua mineral

El Control de Calidad de la Marca ARO trabaja para llevar el agua mineral más pura hasta usted, embotellada dentro de las normas internacionales de seguridad. Sin embargo, el agua necesita de algunos cuidados para mantener las características naturales. En el momento de comprar, el consumidor debe prestar atención en las condiciones de almacenamiento del producto. El agua mineral nunca debe estar cerca de productos de limpieza, productos perfumados u otros que puedan transferir el olor al agua. También es importante verificar que el producto esté intacto, limpio y sin alteraciones de color. Ya que el agua mineral es un organismo vivo, es posible que  algas se desarrollen en el agua, en casos de presencia de luz intensa, solar o artificial. Cuanto mayor la claridad y las alteraciones en temperatura ambiente, mayor la probabilidad de crecimiento de algas, causando alteraciones en el sabor, olor y color. El agua puede amarillarse o enverdecerse, e inclusive presentar pequeños puntos oscuros. Lo ideal es evitar al máximo la exposición a la claridad, aún de luz artificial. 

Fuente: PROCON – SP: http://www.procon.sp.gov.br

Makro - GARANTÍA DE CALIDAD